Al Jubail en Ramadán

Las calles están engalanadas con luces de colores, me recuerda a como se decoran las calles en vísperas de Navidad en Occidente. El comercio está lleno de ofertas por Ramadán, el consumo aumenta y la gente esta más… Como decirlo más alterables.

Según dicen aquí, tenemos que sumar que este mes está siendo uno de los más calurosos. Hemos tenido días con 50 grados a la sombra (ufff…)

Los musulmanes andan más sensibles, por decirlo de alguna manera. Aunque si hilo más fino diría que en realidad están irascibles. No es para menos si deben estar en ayuno desde la primera luz del alba hasta el último rayo de sol. Que aquí en Arabia es desde las 05:00 hasta las 18:00. Sin duda muy intenso. Los únicos que se salvan del ayuno son los niños, los enfermos, las mujeres menstruando, las embarazadas y los ancianos. Los que no somos musulmanes no podemos comer ni beber en público en estos horarios. Si lo hacemos, corremos el riesgo que nos detenga la policía religiosa “Mutawa”.

La vida social y comercial se restringe a la noche, aunque ya de por sí son gente nocturna. Lógico por otro lado, si en el día la temperatura puede alcanzar los 50 grados.

El comercio, además de cerrar por 30 minutos en los horarios de los rezos que son 5 por día, ahora también cierra durante la mayor parte del día.  Por ejemplo las tiendas abren de 12:00 a 15:00 y por la tarde de 21:00 a 02:00 y los centros comerciales sólo abren de 21:00 a 02:00., mientras que en el resto del año abren en su mayoría en horario continuado de 10:00 a 21:00. Incluso hay supermercados abiertos 24horas.

¿Se imaginan lo que es ir al Mall (Centro Comercial) en estos horarios? Todo es muy distinto. Uno ve familias completas hasta con bebés a esas horas por la calle. Bueno calle es un decir, aquí casi nadie anda por la calle (En Al Jubail ni siquiera existen los pasos de cebra); aquí uno ve gente en lugares cerrados como centros comerciales o supermercados.

Yo ya descubrí el lado amable de esta práctica. Una experiencia más a mi corto pero intenso currículum como madre lactante en Arabia.

Decidimos ir en familia al supermercado antes del último rezo del día, que es el más largo dura al rededor de 40 min. Empezó el rezo y nos quedamos dentro del supermercado; aunque en realidad estábamos encerrados. Con la peculiaridad de que teníamos todo a disposición nuestra, (la mayoría de las veces somos los únicos). Sin miradas extrañas y sin fantasmas de negro (que por cierto aterrorizan a Vikingo.)

Para él está sido difícil entender que bajo esos vestidos negros siempre hay una persona, una mujer como mamá.

Todos los días seguimos explicándole.

Imagen

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s